Cuando vamos a realizar una reforma en el cuarto de baño de nuestro hogar, la hacemos con el objetivo de darle un lavado de cara, mejorar su estética y también sus prestaciones, y una de las principales dudas que surgen están relacionadas con la ducha, elemento indispensable dentro de cualquier tipo de baño.

Normalmente al acometer una reforma de baños, la ducha suele ser uno de los elementos que siempre se cambian con el objetivo de darle un aire más moderno y actual al cuarto de baño, y también la instalación de falsos techos. Pero al cambiar la ducha surge la duda de apostar por una ducha de obra o por el clásico plato de ducha, de hecho, es muy posible que tú también hayas tenido esa duda.

Por ello desde Siem Servicios hemos querido preparar un post con el que podamos ayudarte a decidirte, mostrándote las ventajas y también los inconvenientes de instalar una ducha de obra respecto a un plato de ducha. Presta atención, toma nota y acierta con la reforma de tu baño.

Ducha de obra

Ducha de obra, ¿qué beneficios nos aportará?

Ventajas

El principal beneficio de una ducha obra es meramente estético, y es que por lo general con este tipo de duchas se pueden conseguir diseños mucho más atractivos, adaptándose a las necesidades y a la idea previa que tengas, garantizándote siempre los mejores resultados y ayudándote a optimizar al máximo el espacio disponible.

A día de hoy puedes escoger entre una gran variedad de materiales y acabados, disponiendo de un sinfín de posibilidades entre las que destacan el acabado en piedra y el gresite antideslizante.

También hay que destacar que las duchas de obra ofrecen la oportunidad de estar al mismo nivel del suelo o pavimento del cuarto de baño, lo que hace mucho más fácil el acceso, ofreciendo una mayor comodidad y también seguridad.

Inconvenientes 

Los inconvenientes que surgen con las duchas de obra están directamente relacionados con una mala ejecución en el trabajo. Y es que una ducha de este tipo que presente cualquier tipo de desnivel o que no esté correctamente impermeabilizada, es muy probable que sufra problemas de humedades, sino en el momento, a medio – largo plazo.

Otro inconveniente en comparación a los platos de ducha, es que suelen ser más costosas, tanto a nivel económico como temporal.

Mueble de baño y cabina de ducha

Platos de ducha, ¿en qué destacan?

Ventajas

Las ventajas más destacadas de los platos de ducha es que al tratarse de un producto de fábrica que ya ha sido desarrollado previamente, resultará mucho más económico y la instalación serán mucho más rápida, ahorrando tiempo y dinero.

También hay que tener en cuenta que con los platos de ducha será mucho más sencillo controlar el agua y asegurarte de que no se desborde, pudiendo provocar humedades en el pavimento o dañando el mobiliario del cuarto de baño. Al disponer de bordillo, el margen será muy superior.

Inconvenientes

El principal inconveniente respecto a las duchas de obra, es que no resultan tan atractivos a nivel estético. A pesar de que han ido apareciendo nuevos diseños mucho más originales que los que teníamos hace unos años, todavía se sigue creando contraste respecto al suelo y el mobiliario.

Otro inconveniente es que los platos de ducha cuentan con unas medidas estándar, por lo que tienes que adaptarte a su diseño, y no siempre encajan a la perfección en tu cuarto de baño.

Ya te hemos comentado las ventajas y los inconvenientes de las duchas de obra y de los platos de ducha, ahora eres tú el que tienes que decidir cuál es la opción que mejor se ajusta a lo que necesitas.