Reparación cantos de forjado en calle Olazaga, Alicante

La aparición de grietas y fisuras en fachada no solo suponen un problema estético, si no que suponen un riesgo para todos los viandantes. Sin las reparaciones oportunas, las fisuras y grietas pueden desencadenar en accidentes por desprendimientos y caída de materiales a la vía pública, siendo los propietarios del inmueble los responsables de los mismos. Es por ello que se ha de realizar un correcto mantenimiento de las fachadas y reparar aquellos desperfectos que puedan suponer un peligro.

El edificio sito en la calle Olazaga presentaba grietas acentuadas en los cantos de forjado, e incluso desprendimiento de material en las uniones entre las barandillas metálicas y la fachada, por lo que era necesario intervenir con urgencia.

Para devolver el estado de seguridad a la fachada, se procedió al picado del hormigón deteriorado de los cantos de forjado, pasivado de las armaduras metálicas y finalmente recomposición mediante mortero de reparación.

Una vez garantizada la seguridad de los elementos, se revistió toda la fachada mediante pintura pétrea para igualar el acabado de toda la fachada y que parezca una fachada nueva, no solo estructuralmente si no también estéticamente.