Si estás pensando en dar un lavado de cara a tu vivienda, pero no quieres embarcarte en una reforma de demasiada envergadura, es posible que en los tabiques de pladur, conocidos también como tabiques de cartón yeso, tengas la solución. Una alternativa a los clásicos tabiques de ladrillo, que ofrecen innumerables posibilidades a la hora de crear nuevos espacios, cambiar la distribución de una vivienda, revestir paredes o incluso construir muebles.

Es una opción cada vez más demandada en el sector de las reformas integrales, debido al amplio abanico de posibilidades que ofrecen, a lo fáciles que resultan de instalar y también por su económico precio. Muy resistentes tanto a la compresión gracias al yeso y a la flexión por el cartón, a continuación te vamos a comentar sus ventajas y sus inconvenientes respecto a los tabiques de ladrillo y vamos a ver cuándo merece la pena utilizar uno y otro.

En cualquier caso, el objetivo tanto de los tabiques prefabricados de pladur como de los tabiques de ladrillo es el mismo; separar dos espacios dentro de una misma vivienda. Hasta aquí lo tenemos claro, pero mientras el ladrillo debido a su mayor resistencia y consistencia quizá sea más recomendable para crear muros de carga y soportar piezas estructurales, los tabiques de escayola o pladur ofrecen un mayor aislamiento tanto acústico como térmico.

Tabiques de pladur

Ventajas de los tabiques prefabricados de pladur

Antes de nada hay que decir que estos tabiques prefabricados cuentan con una estructura interna de acero galvanizado, teniendo ambas cara recubiertas con placas de yeso laminado que le aportan la resistencia necesaria.

Una vez tenemos claro de qué se trata, la principal ventaja que nos aparece cuando hablamos de los tabiques de pladur es su fácil y rápida instalación, que permite acortar los plazos y que resulta mucho más limpia, ya que no precisa de cemento y se hace totalmente en seco. Al tratarse de tabiques prefabricados, únicamente habrá que instalarlos correctamente, fijándolos con un material especial para las juntas de las placas, que hará el papel del yeso o del cemento.

Otra de las ventajas del pladur es su acabado final, pues ya puedes hacerte una idea de cómo va a quedar incluso antes de comprarlo, ya que mantienen estrictos controles de calidad desde la fábrica, algo que no ocurre con los tabiques tradicionales de ladrillo.

A esto hay que sumarle que el tabique de pladur ofrece un mayor aislamiento térmico y acústico, ya que su interior se puede rellenar de fibra de vidrio, poliestireno extruído o lana de roca, que disminuirán la propagación del calor y del frío y reducirán el sonido.

También hay que tener en cuenta que existen diferentes modalidades y placas de pladur, que se pueden utilizar en función de los resultados que se pretendan obtener.

·         Placas de pladur verde o placas hidrófugas: resistentes a la humedad.

·         Placas de pladur rosa o placas ignifugas: resistentes al fuego.

·         Placas de pladur con perforaciones: para el aislamiento acústico.

En definitiva, si piensas hacer una reforma de interiores en tu vivienda pero no quieres que se alargue en demasía y buscas un presupuesto algo más económico, en el pladur encontrarás a un gran aliado. Aun así, si tienes dudas sobre cuánto cuesta reformar una casa, en Siem Servicios te las resolveremos sin ningún tipo de compromiso.

Desventajas del pladur

Es complicado dar con desventajas cuando hablamos de los tabiques hechos de pladur, ya que aunque mucha gente se apoya en que no son demasiado resistentes, algo cierto si los comparamos con los tabiques de ladrillo, hay que destacar que en los últimos años han evolucionado enormemente y han aumentado su resistencia, mostrándose como una opción totalmente válida para crear tabiques en una vivienda y separar todo tipo de espacios, eso sí, siempre que no tengan que soportar piezas estructurales.

Otra de las pequeñas desventajas que le encontramos al pladur, es que al tratarse de placas prefabricadas que están huecas en su interior, hay que tomar una serie de precauciones a la hora de colgar un cuadro o anclar un mueble a la pared. Por suerte en el mercado existe un amplio abanico de piezas específicas diseñadas para que podamos colgar cualquier elemento en la pared sin ningún problema, llegando incluso a taladrar.

Y por último, que al tratarse de un material más específico que el ladrillo, se necesita de un personal cualificado y especializado en la instalación de paneles de pladur. En Siem Servicios contamos con el personal y con los conocimientos necesarios como para instalártelos sin ningún tipo de problema.

De modo que ya lo sabes, dale a tu vivienda ese lavado de cara que tanto tiempo llevas esperando y que el precio no sea un inconveniente. El pladur es tu mejor aliado.

¿Pladur sí o pladur no?