Las viviendas son uno de los objetivos más personales que pueden tener las empresas de reformas y deben ser un reflejo de las personas que viven en ellas. Cada inmueble es exclusivo y con unas características particulares y específicas que dependen de muchos factores.

Cuando afrontamos la distribución de una casa debemos tener la mente abierta, porque no existe una única solución, todo va a depender de las peculiaridades propias de la vivienda y del gusto personal de sus propietarios.

No es lo mismo un piso de 3-4 habitaciones y antiguo de los años 60- 70, que uno de hace cinco años y de dimensiones más reducidas. Teniendo en cuenta el cambio de estilo de vida necesitamos, cada vez más, espacios de almacenamiento y dormitorios más amplios. Por eso, si tenemos un piso muy antiguo debemos plantearnos al hacer nuestra reforma integral cambiar la distribución.

Antes y después

En esta ocasión, os enseñamos el antes y el después de una reforma integral de un piso antiguo que realizamos en el centro de Alicante. En primer lugar, afrontamos el cambio de distribución de la vivienda.

Antes y después

Con el cambio de distribución podemos conseguir:

  • Un mayor aprovechamiento del espacio útil. Espacios diáfanos y mejor distribución en función de las necesidades personales de los inquilinos.
  • Mayor luminosidad.
  • Creación de espacios y estancias mejor comunicadas con una mayor posibilidad de almacenamiento.
  • Aumento o disminución de estancias.

Algunas fotos del antes y el después de la vivienda

antes y después de una reforma integral
 
antes y después de una reforma integral

Antes y después de una reforma integral